Cuando las luces se encienden y el sol se oculta, Yucatán no duerme aún, pues la fiesta está por comenzar y se transforma en una ciudad de fiesta y diversión, ofreciendo diversidad de eventos y espectáculos sin importar el día que sea. 

Bares, restaurantes, discotecas, parques y plazas se preparan para recibir a sus invitados; los cines y heladerías cobran más fama de noche también. Muchos de estos sitios pueden disfrutarse cualquier día de la semana, pero también existen espectáculos que se dan cita en un momento específico, convirtiéndose en parte de la tradición yucateca.